Definición e historia

¿Qué es Tantra?

Tantra es un sistema de desarrollo humano que florecía en India hace más de 5.000 años, antes que se instituyeran religiones como el Hinduismo y el Budismo. Sus enseñanzas estaban disponibles para la mayoría hasta que algunos sectores de la población empezaron a hacer mal uso de algunas técnicas, pretendiendo dominar y controlar a otros, así que los maestros decidieron restringir este conocimiento a unos pocos iniciados que se elegían con precaución.

En su momento estos maestros también anunciaron que llegaría un tiempo en la historia de la humanidad en el que ésta estaría nuevamente preparada para recibir el poder que viene con estas enseñanzas ancestrales. Todo parece indicar​​​ que ese tiempo es Ahora (al final de lo que se conoce como la era del Kali Yuga) porque este conocimiento se expande cada vez más desde Occidente hasta el resto del mundo, incluyendo la India.

Eso significa que vuelven a abrirse las técnicas que nos permiten reconectarnos con nuestro ser auténtico, recuperando nuestra inocencia original, nuestro estado de Ser antes de que empezáramos a recibir todos los condicionamientos que vienen con nuestra formación, con nuestra adaptación al mundo en el cual vivimos.

Así que el primer mensaje es: “El Tantra nos permite abrazarnos en totalidad y recuperar nuestro ser auténtico”.

Osho ha dicho‘’La rosa es una oportunidad para que ocurra la belleza. Igualmente, el cuerpo físico es una oportunidad para que el amor ocurra… Tantra es la oportunidad para que la divinidad se manifieste a través de nosotros y así, como seres limitados, podamos compartir el éxtasis del Universo’’.

La palabra Tantra proviene de dos palabras en sánscrito: «Tanoti» que quiere decir «expansión» y «Trayati» que significa «liberación». Tantra significa expandir los sentidos hasta su límite para alcanzar la liberación, esto es: expandir la conciencia de tu Ser para liberarte de las limitaciones físicas y mentales que te llevan a experimentar una realidad igualmente limitada.

El Tantra es un camino que se basa en la energía, una práctica en la cual la energía sexual es generada y movilizada para lograr la purificación del cuerpo energético. Logrando el matrimonio entre la Energía femenina (Shakti) y la Conciencia masculina (Shiva), ya sea en tu propio cuerpo individual o fusionándote con un ser amado de energía opuesta (masculino- femenino), es posible crear un camino en el cual la comunión energética con el Ser Superior puede ocurrir. La iluminación (elevar tu conciencia al nivel de esa conciencia superior) y la plenitud del Ser son las recompensas.

El Camino Tántrico

Este no es un camino de meditaciones fijas o rezos a punta de memoria: es una práctica activa y rica en estimulación sensual del cuerpo, con sonidos, movimiento, respiración, visualización, arte, mucho trabajo interno y veneración de lo divino en los demás y en sí mismo. El Tantra inspira un estilo de vida que va mas allá de la forma y que te permite integrar una práctica espiritual (sadhana) totalmente enfocada en el despliegue de nuestro Ser y de las experiencias que se viven en el día a día.

En el mundo occidental de hoy, el Tantra tiene la reputación de ser el «yoga sexual», pero su valor no está basado en hacerse mejor compañero sexual (aunque eso pueda ser un efecto secundario). Su valor está en usar la energía sexual para purificar el cuerpo energético y ser un canal de alta energía espiritual para alcanzar la iluminación y la plenitud suprema.

Un poco de Historia sobre el Tantra

Siguiendo las antiguas tradiciones hindús, especialmente aquellas plasmadas en los textos Védicos originales, en los cuales tanto diosas como dioses fueron adorados por sus poderes místicos e influencias sobre cada uno de los aspectos de la vida, las prácticas de Tantra reverencian tanto el femenino (Shakti) como el masculino (Shiva). Los textos hindús llamados Upanishads, escritos alrededor del año 500 A.C, revelaron a la energía como la esencia tanto de la vida humana como del espíritu.  El descubrimiento hindú acerca de la energía sutil y sus atributos como vehículo para llegar a la iluminación, ciertamente expandió la percepción de la humanidad  sobre la energía y sobre los seres humanos como seres espirituales.

Ellos crearon un sistema en el cual tanto lo masculino como lo femenino se identificaron con filosofías y prácticas en pro del crecimiento espiritual. Los Upanishads trajeron el concepto de chakras y energía humana a la conciencia y conocimiento humano. Los Upanishads engrandecen el aspecto masculino asociándolo al sol, la iluminación, la inmortalidad, e incluso considerándolo la fuente de la vida, mientras que la energía femenina es reducida al mínimo y considerada un obstáculo para la iluminación.

En Asia, durante el octavo y doceavo siglo DC, otra filosofía espiritual surgió: los Budistas Mahayana desarrollaron una filosofía espiritual que poco incluía sobre energía o incluso sobre Dios; en cambio, proclamaron que la ruta hacia la iluminación se daba a través de prácticas de meditación individual. Los monasterios dieron la bienvenida a hombres y mujeres puesto que los  consideraban como seres iguales en casi todos los aspectos excepto uno en particular: se creía que las mujeres eran incapaces de alcanzar la “budeidad” o santidad, el más alto objetivo del budismo.

Durante siglos,  a medida que la gente cruzaba Asia y compartían sus conceptos religiosos, las ideas sobre la energía femenina, la conciencia masculina, la conciencia suprema (Dios) y la iluminación se fusionaron. El Tantra fue una respuesta contundente frente a los dos caminos claramente masculinos del budismo y el hinduismo.

Estas enseñanzas no estuvieron contenidas y enseñadas solamente en los monasterios: fueron llevado a ciudades y zonas rurales por sabios y maestros, entre los cuales había muchas mujeres. Eventualmente el Tantra estableció un equilibrio en los Himalayas, Asia oriental y Asia Sudoriental. Los Tántricos creyeron que la espiritualidad era alcanzable por medio de la familia.  En vez de evitar el deseo, la pasión y el éxtasis, como hicieron los monjes budistas y las monjas: ellos abrazaron todos los aspectos de la realidad y afirmaron que la iluminación podría ser alcanzada por medio del Tantra.

El Divino Femenino y el Divino Masculino

A diferencia del budismo, según el cual un macho es icónico y para la mujer es imposible lograr la “budeidad”, el Tantra ha abrazado a mujeres y hombres como representaciones de Buda, y ha hecho énfasis en el valor de las deidades femeninas y la encarnación de la divinidad femenina. Los maestros de Tantra y los textos han resaltado su reverencia a la mujer y han enseñado que valorarla es una forma de devoción a las deidades femeninas.

Los textos tántricos nunca han menospreciado a la mujer ni la han presentado inferior al hombre -como los textos hindús lo hicieron-, en cambio la sostienen en una muy alta apreciación. De hecho, en la literatura tántrica se aclara que una mujer no necesitaba aprobación para participar o avanzar en círculos tántricos, mientras que el proceso de un hombre estaba marcado por sus relaciones con las mujeres. En los rituales tántricos es la mujer quien es adorada como la diosa, puesto que es ella quien promueve al hombre o la pareja hacia la plenitud y la iluminación.

Los maestros tántricos aclararon los conceptos hindúes de principio masculino (Shiva) y principio femenino (Shakti) para ser percibidos igualmente poderosos, reconociendo que todos los seres contienen ambos principios dentro de ellos. Sólo por el entrelazamiento femenino y masculino -que pone en convergencia cielo y tierra- puede la unidad de cuerpo y espíritu ser lograda. El objetivo es crear un equilibrio entre las polaridades masculina y femenina y alcanzar un lugar de androginia.

Los métodos tántricos se usan para crear la unión entre Shiva y Shakti, siendo la energía Kundalini el componente más importante, puesto que es la energía más poderosa del cuerpo, aquella que es capaz de promover la iluminación espiritual. Originada en la glándula kunda, localizada en el hueso sacro (parte baja de la espina dorsal), la Kundalini activada circula de arriba a abajo por los canales de la espina dorsal y a través de cada chakra. En la cultura tántrica, la energía kundalini es representada por una serpiente, tradicionalmente considerada Shakti o energía femenina enroscada en la base de la espina dorsal y los órganos sexuales. Cuando la Kundalini se activa por energía sexual, o energía Shakti, la serpiente se desenrosca y se mueve de manera ascendente hacia Shiva, la energía divina del séptimo chakra en la corona; cuando Shakti y Shiva se unen allí, la Kundalini viaja de nuevo hacia abajo y trae a Shiva consigo (la conciencia). La extática unión de la conciencia masculina y la energía femenina inspira la plenitud y la liberación de todas las formas

Herramientas Tántricas

Mantras, mudras, yantras, posturas, oraciones, meditación y ejercicios de energía purifican el cuerpo, la mente y promueven la ascensión de la Kundalini. En círculos avanzados, el ritual sexual es llevado a cabo por tántricos que son capaces de intercambiar y transmutar energía. De todas maneras, en varios rituales la energía sexual está involucrada y se intercambia con el simple contacto físico.

Sólo hasta comienzos del siglo XIX, en el trabajo de Arthur Avalon (seudónimo para Sir John Woodroffe, 1865-1936) , el Tantra pudo abrirse camino en el mundo occidental y la conciencia de buscadores espirituales. Hoy en día, a medida que nos movemos hacia un era de despertar planetario, un gran número de personas están adoptando el Tantra como un camino espiritual y del despertar del consciencia. Con sus poderosas prácticas y amorosas comunidades, experiencias de despertar energético, la expansión del alma y la plenitud cósmica pueden ser alcanzadas por todos.

Más allá del “Sexo tántrico”

El Tantra es algo que va mucho más allá del sexo, puesto que es un sistema desde el cual se expande la conciencia y se aceptan y abrazan todas las partes de nuestro Ser, sin excluir ninguna.

El Sexo tántrico sólo es uno de los posibles caminos del Tantra, pero no lo agota y está lejos de ser el más importante. Sin embargo, desde ahí podemos aprender a hacer del Sexo un arte meditativo.

María Ferrer (Ma Shanti Tara) nos dice: “se puede meditar al hacer el amor, es la meditación más poderosa que existe, porque el Tantra te enseña a estar presente, a no saltar entre el pasado y el  futuro. Cuando la mente está en tiempo presente, contemplando al ser que tienes en frente, aprendes a entregar el beso, la caricia, volviéndote la caricia, el beso, el amor y a encontrar tu propia divinidad en la divinidad del otro”.

Vivir en Gozo

El Eterno Ahora, estar plenamente presente en el momento, es el tesoro final del viaje tántrico.

A través de la práctica que enseñamos preparas tu cuerpo y mente como una morada de Dios, como un lugar donde tu conciencia superior está siempre presente y disponible. Estar presente requiere un compromiso incansable para permanecer en tu cuerpo. La mayoría de nosotros vivimos en nuestros pensamientos, ignorando los intentos del cuerpo por comunicar sus necesidades, disociados de las emociones que buscan expresión. Otros caminos espirituales animan a la gente a dejar el cuerpo en meditación. En cambio el mayor desafío para un tantrika es permanecer presente.

La puerta dimensional para trascender la mente inferior se encuentra en el momento presente. La mente está absorta en repasar el pasado y fantasear sobre el futuro. No puede funcionar en tiempo presente. El alma existe sólo en el momento presente. Entrar en el Eterno Ahora abre un espacio más allá del dolor o el placer, un espacio más allá de la ilusión y el juicio, el cuerpo se convierte en un templo donde Dios puede morar y desde allí se puede celebrar la vida.

Y desde aquí que me pongo al servicio de eso que es mucho más grande que “yo” y que mi historia personal. Si sientes que puedo contribuir en algo a tu camino, te invito a que pases por la escuela tántrica de Dhakini.

– Ma Shanti Tara

Visita nuestra sede

Ven y comparte con la comunidad tántrica, siempre tenemos algo para contarte y compartir.

Participa en nuestros próximos talleres en los que estaré presente y compartiendo contigo. 

 

Si quieres tener una conversación conmigo por favor visita esta página para saber cómo hacerlo.