Por Nataly Garzón. Comunicadora y Productora Audiovisual. Desde hace más de cinco años, bajo la guía y maestría de María Ferrer, se prepara como profesora de Tantra y facilita espacios en esta escuela. Durante estos años descubrió su don de servicio desde sus manos y videncia, creando junto a su esposo, «Hamsa -Masajes para el Alma».
«El amor es la respuesta que cura y abre tu corazón»

De la mano de un experto en el tema, nuestro compañero Mario Manrique[1], en un artículo anterior nos remontamos a los orígenes de la eyaculación femenina (Squirt, Squirting, Gushing, Kunyara o Amrita) y comprendimos que, además de ser un hecho biológico, completamente natural,  puede ser una experiencia cotidiana, físicamente placentera y energéticamente poderosa.

En esta ocasión traemos el relato de nuestra compañera Nataly Garzón, que da fe desde su propia voz y vivencia, de cómo, de una manera sencilla, cualquier mujer puede vivir las mieles físicas y la energización vigorosa de tan excitante y trascendente experiencia. Dice Nataly:

Mucho se ha hablado de la eyaculación femenina: que es verdad, que son pocas las mujeres que pueden lograrlo, que solo lo hacen las mujeres más experimentadas, es decir, hay un sin número de especulaciones y mitos alrededor del tema.

No voy a hablar de la historia, de quiénes descubrieron esto, ni de la parte médica y mucho menos de cómo lograrlo. Les voy a contar acerca de la parte natural y vívida de este momento tan sublime en el cuerpo de una mujer, en este caso del mío, algo que descubrí cuando estaba muy joven y desde entonces, disfruto esta expresión de mi cuerpo. ¡Ahh! y de paso, aprovecho para desmentir uno que otro mito. 

Les confieso que la primera vez que sucedió, no sabía nada del tema; me tomó por sorpresa y me dio miedo. Fue tan intenso el encuentro y tan profundo, que literalmente sentí que me derretía, así fue, me volví agua. Experimenté algo de vergüenza con mi pareja en ese momento, y él, que me llevaba algo más de experiencia, me explicó que era normal, que se sentía honrado por tan hermoso regalo.

Como mi curiosidad no me dejaba tranquila, investigué sobre el asunto; fui donde mi ginecóloga, quien me explicó la parte médica y anatómica, a su vez me invitó a experimentar aún más. Ella, una doctora sui géneris, me recomendó comer un poco más de remolacha para teñir la orina, lo que hice por dos días, con un único fin: el de tener un encuentro conmigo misma, invitándome a conocer mis estados de placer, los niveles de calor de mi cuerpo, saber en qué momento de ese completo éxtasis, era que mis aguas decidían fluir y especialmente, quitarme el temor de “haberme orinado”.

Les revelo que aún después de haber investigado, continuaba mi miedo y aún más, el juicio de tocar mi cuerpo, pero como me pudo más la curiosidad y las ganas de saber, dejé de lado todos los pensamientos y me permití conocerme. Alisté el espació, lo ambienté como si fuera a estar con mi amante, puse un par de toallas debajo de mí, pues ya sabía lo que pasaría y me dispuse a conocerme.  

Entré en mi cuerpo, desde el amor y las caricias de ternura, aumentando el ritmo y la profundidad, sintiendo los cambios en mi respiración, la tensión de mi espalda, el calor bullendo desde mi entre pierna hasta mi rostro, respirando profundo, emitiendo sonidos y cuando ya no pude contenerme más, haciendo a un lado el miedo a orinarme, liberé mis aguas y literalmente “me oriné”.

Y digo me oriné, porque así se sintió, aunque con una diferencia: no sentí que mi vejiga se desocupara, ni tampoco sentí el olor usual que la acompaña. Después de un instante y con algo de incertidumbre, decidí mirar. Debo decirles que las toallas que puse eran blancas, esperaba verlas teñidas con algo rosado, pero para mi sorpresa no fue así; podía ver la grandeza y la sombra de mis aguas, uno que otro parchecito tenía algo de rosa, muy mínimo, y por más que miraba, no había nada que indicara que me había orinado.

Mi miedo se había disipado. Entendí que no es orina lo que sale. Es agua que tiene un color transparentoso y acuoso, que es ligero y en mi caso, tiene un olor dulce. También comprendí que durante el orgasmo (y estamos hablando de un orgasmo intenso o una excitación máxima), cada mujer es capaz de experimentar una o varias eyaculaciones durante un encuentro íntimo, e incluso puede percibir orgasmos menos intensos que el primero y continuar con la eyaculación.

Según las características de mi cuerpo, pude experimentar la eyaculación y luego el orgasmo, los cuales, con el paso del tiempo, se han dado de manera simultánea, aunque no en todos los casos.

Con estos hallazgos, regresé donde mi ginecóloga, a quien le conté lo que experimenté, así que ella terminó su explicación: “a nivel anatómico y físico, la eyaculación se origina en las glándulas de Skene o para uretrales, que están situadas en la pared anterior de la vagina, más exactamente alrededor del orificio externo de la uretra. La eyaculación femenina se diferencia en un cien por ciento de la masculina, en cuanto a su textura, color y olor.

Al hablar sobre esto con mis amigas, continué comprendiendo que cada mujer es un universo infinito de posibilidades, que este proceso es la expresión máxima de su placer y todas concluimos que, si existe la confianza con la pareja y se ha hablado del tema, es más fácil para cada una poder entregarse y rendirse para que las aguas fluyan.  Por otra parte, la estimulación que el hombre de a la mujer para llevarla al clímax, es sumamente importante.

Luego de indagar, de comprobar de muchas formas lo que podía pasar en mí, decidí dejar de lado todo lo aprendido y entregarme al infinito sentir, a no pensar en si sucederá o en qué pasará. Sencillamente opté por rendirme y entregarme.

PD (recomendación para los hombres): no se trata de la fuerza ni de la rapidez con la que penetras; lo importante es la pasión y la intensidad con la que acaricias el cuerpo de una mujer y la manera en la que entras ella.


[1] Mario Manrique en el Blog de la Fundación Dhakini “Tantrica Los Relatos”: ¡La Eyaculación Femenina, un camino de sanación!, publicado el 10/04/2019.

Deja un comentario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!