Por Francisco Javier Valencia Olarte, profesor en formación de la Escuela Dhakini Tantra, consultante y maestro de Tarot Terapeútico

Desde luego que las maneras de enfrentar la cuarentena, el confinamiento obligatorio preventivo o como quieras llamarlo, son tan diversas y numerosas como personas hay en el mundo. Y como ocurre con cada manifestación de la voluntad del ser humano, entendido como el proceso natural de la vida, todas son válidas, especialmente si entendemos que cada quien está en la parte del camino que le corresponde.

Pues bien, de cara a referirme a este episodio de la humanidad y especialmente a su incidencia en el cuerpo energético y emocional de los seres humanos, acudí al instrumento que en esta dimensión y en este momento presente, la Divinidad ha puesto en mis manos para recibir información que pueda llegarle a aquellos que resuenen con ella y se apropien de los mensajes decodificados que se me entregan; y quienes me conocen ya saben que estoy hablando del Tarot, que por el ejercicio, por la forma de hacerlo, se me ha permitido llamarlo: ¡Tarot Terapéutico!

Recogiendo una insinuación de mi Maestra, la directora de la Escuela Dhakini Tantra, Ma Shanti Tara, decidí hacerle un tiraje a este periodo de confinamiento y les comparto lo que resultó:

En el cenit del cuadro energético que representa la humanidad y que es al propio tiempo como el techo espiritual del consultante ser humano en general, aparece la pandemia, el Covid-19, develando tu vínculo con la Divinidad, el puente maestro, el que viene a enfrentarte contigo mismo, es el gran examen, el que te desnuda el alma y te pregunta por tus miedos y por tus amores. ¡El gran maestro!

En un plano intermedio, a la misma altura, están justamente las dos grandes fuerzas que mueven el mundo, que te mueven a ti, que te equilibran y te invitan a ser uno contigo, con Dios, con el Universo: ¡El miedo y el amor!

Y opuesto al cenit, en el plano más bajo, en el nadir del cuadro energético de la humanidad, que es en escala tu propio campo energético, está el hombre como raíz, como emanación, como fuerza sexual a partir de la cual se erige y desde donde puede elevarse, siempre que haya calado lo suficientemente hondo para tener la fuerza desde donde soltarse a volar.

De la interacción de estos personajes como fuerzas fundamentales de la humanidad y del mundo de cada uno en confinamiento, devienen las respuestas a lo que nos hemos estado preguntando, sobre lo que hemos estado reflexionando en este tiempo.

Y es que, en apariencia, el ser humano, desde ese plano más terrenal pareciera que sólo mira la cuarentena, es como si alzara la vista para vislumbrarla, ignorando que la cuarentena, el confinamiento, lo que ello representa ya hace tiempo estaban dentro de sí mismo, es más, que fue el propio ser humano quien la convocó para rendir ese examen a ese gran maestro de la auto observación, de cómo están funcionando en tu vida el miedo y el amor: ¿Qué es lo que privilegias desde el miedo y qué privilegias desde el amor?

Y más allá de lo que estés haciendo, a lo que te estés dedicando, sea teletrabajo, atender la familia, escribir un libro o simplemente retozar, la gran pregunta es qué está pasando con tu vida, qué sentido le estas dando a lo que estás haciendo y ¿cuál es la gran lección de este tiempo?

Y recuerda que tú estás en la base, en la raíz, en la fuerza sexual, sumérgete dentro de ti, sumérgete en tu propia fuerza, enraízate, pregúntate ¿qué te falta para enraizarte? Y es muy importante que no pongas en dualidad el miedo y el amor, por el contrario, se trata de abrazarlos como uno solo, reconoce qué miedos tienes y abrázalos y reconoce en qué situaciones actúas desde el amor y abrázalas…

Pregúntate ¿a qué le temes? Y ¿Qué amas? Qué puedes hacer incluso, desde el miedo, y ¿qué haces desde el amor? ¿En qué no te estás amando suficientemente?, ¿Cómo te das ese amor y cómo desde allí floreces? sea lo que signifique para ti florecer!

Luego de todo esto, quédate sólo contigo, con la verdad de tu corazón y responde para ti, con determinación, ¿cuál es tu gran lección de haber sobrevivido a la pandemia, ¿qué va a cambiar realmente en tu vida? ahora que te has permitido verte, sentirte, sincerarte contigo mismo, contigo misma y que ya no tienes ni quieres, encontrar distracciones y/o refugios para escudarte, para seguirle dando largas a eso que sabes que quieres hacer hace mucho tiempo…

Qué vas a hacer, ahora que ya sabes, que lo único realmente importante en tu vida… es la verdad de tu corazón, que es tu verdadera conexión contigo mismo, contigo misma, la única que en realidad te permite ¡la conexión con Dios, con el Universo, con tu familia, con la humanidad!

Deja una respuesta

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!